jueves, 30 de octubre de 2014

Profesionalidad, seriedad y goleada (1-4)


Ejercicio de profesionalidad del Real Madrid en Barcelona. El Cornellá fue a por todas pero apenas opuso resistencia. Varane, héroe blanco. Nuevos goles a balón parado. Todo visto para sentencia para la vuelta en el Bernabéu.

La Copa del Rey. Esa competición que admite lugar a la sorpresa. Esa competición que permite acercar un equipo de Segunda División B a estadios de Primera División. Una competición que acerca a los humildes a tener su oportunidad ante los grandes. Todo es posible. No tenemos de irnos muy lejos para saber que los grandes también caen en Copa del Rey (campanazos sonados como el Alcorconazo o la eliminación frente al Real Unión) unos tiempos cercanos pero que ya forman parte de la historia del fútbol español y han quedado como 'hitos' del mundo futbolístico. Ayer, no hubo lugar a la sorpresa.

Al UE Cornellá le toco 'el gordo', le tocó el vigente campeón de Europa, el Real Madrid. Como equipo 'pequeño' contra equipo grande salió a jugar de tú a tú y se llevó 4 goles de su estadio (el Power 8 Stadium, cedido por el RCD Espanyol para dicha eliminatoria). Cierto es que hubo un titubeo al equipo de Ancelotti en ciertos minutos del choque, pero la gasolina terminó y se fue a casa con un 'carro' de goles. Otra goleada del equipo blanco que también gana partidos de trámite.

Con el partido abierto y con Varane como protagonista del choque (dos goles del central galo) al equipo dirigido por Roger Ceballós no le quedó nada más que vaciarse sobre el terreno de juego y correr más que los blancos. Una tarea demasiada complicada. El Real Madrid ganó con solvencia a pesar de los múltiples cambios en el once (desde Keylor hasta Chicharito) y sin figuras como: Cristiano Ronaldo, Iker Casillas, Sergio Ramos, Luka Modric o Toni Kroos entre otros.

Se empezó adelantando en el electrónico gracias a un testarazo de Varane, inapelable y soberbio al remate de un saque de esquina servido por James Rodríguez. Y al Cornellá le llegó un regalo acto seguido. Un gol que encadenaba a otro y a los blancos no les duró la alegría ni 10 minutos. Oscar Muñoz, el ariete de los catalanes, se aprovechó de un despiste de la zaga blanca al conjunto y batió duro a Keylor Navas para poner el empate a 1 en el marcador.

Tampoco se hizo de rogar nuevamente la respuesta de los merengues. Varane, esta vez desde el otro córner. Sirvió Isco la llegada del francés y una mala salida de Segovia propició el 1-2. Ese gol mató practicamente las aspiraciones del cuadro verde en la eliminatoria. El Madrid es un equipo serio y un bloque no admite debacles grupales como las mencionadas más arriba de la crónica. Y los de Carlo sentenciaron el partido como se esperaba.

Al término del descanso llegó la sentencia. De las botas de Chicharito Hernández. El mexicano, siempre hábil para aprovechar minutos de juego, volvió a anotar. Un balón que recogió y guardó a la red y fue definitivo. 1-3 y declive del Cornellá defensivamente hablando. Y finalmente en el 74' Marcelo, recién entrado al terreno de juego (los otros cambios fueron Medrán y Raúl de Tomás) fusiló a bocajarro a Segovia y puso el cuarto y definitivo tanto de la noche. Eso sí, entre volteretas en la celebración.  Y el 1-4 final cerró un partido. Una goleada entre la fiesta madridista de las gradas y una fiesta para el Cornellá que tuvo el mejor aforo de su historia y disfrutó de lo lindo a pesar de la derrota. La otra fiesta será en el Santiago Bernabéu el próximo 17 de Diciembre


Se ha producido un error en este gadget.

GIRLSPT.COM - Free cursors