sábado, 25 de octubre de 2014

Revolcón futbolístico y baño en el clásico (3-1)

Lección de fútbol del Real Madrid que se impuso al Barcelona en el primer clásico de la temporada. Con 'baño' y revolcón. Isco, el ancla del equipo, fue el más ovacionado.Karim de lo más destacado.El Madrid ya está a un punto y pone pimienta a la Liga.

La previa del partido estaba marcada por el posible homenaje a Leo Messi (tiene a tiro el récord goleador de Telmo Zarra) pero el homenaje no lo tuvo el jugador argentino. Lo tuvo el Real Madrid. Un homenaje de madridismo que comenzó en la llegada del autobús al estadio y terminó con los olés en la grada con un Barcelona herido que se pudo llevar un buen 'carro' del Bernabéu. 

Nada lo hacía presagiar. En el minuto 3' ya mandaban en el marcador los de Luis Enrique con gol de Neymar. Un fallo de la zaga blanca (imperial en el resto de partido) que condenó al Madrid e hizo que los madridistas se lanzaran al remolque a por el empate. Incluso pudo tener consecuencias fatales en una de las siguientes oportunidades blaugranas. Iker Casillas sacó una mano prodigiosa (que hubiese supuesto el 0-2) a Leo Messi y empezó el vendaval blanco.

Un vendaval que no parecía tener tregua. Primero Karim Benzema (uno de los hombres del encuentro) la estampó en el larguero y después Gil Manzano 'se tragó' un penalti por mano de Pique. Acto seguido, el central catalán, cometió el mismo error y taponó con el brazo el centro de Marcelo. Ahí sí que Gil señaló pena máxima. Y Cristiano, siempre Cristiano, demostró estar presente en el partido. Gol y fin de racha de Claudio Bravo (8 partidos llevaba sin encajar un solo gol en Liga) y el portugués ya se alza a los 16 tantos en la competición siendo pichichi destacado en tan sólo 9 jornadas.

Y con eso se llegó al descanso en Concha Espina. Una primera mitad vertiginosa en la cual el aficionado al fútbol disfrutó del bonito espectáculo. El Madrid a pecho descubierto atacando sin cesar la portería de un vulnerable Barça defensivamente hablando y con 45' minutos todavía por jugarse.

En la segunda mitad apareció el talento. Apareció uno de los hombres de la temporada. Isco Alarcón. Espectáculo defensivo, espectáculo con la pelota jugada y demostrando estar más que a la altura para ser el timón blanco durante muchos años. El malagueño ponía en pie una y otra vez a la parroquía merengue y ofreció un digno recital de fútbol ante el eterno rival.

Tampoco podemos olvidarnos de James Rodríguez. Primer Clásico y primera buena nota. El cafetero se gustó y se asoció con Karim Benzema. El francés, hombre letal y encargado de poner tierra de por medio en el electrónico.

Pero antes que eso, Pepe. Ese hombre capaz de lo mejor y de lo peor. El central portugués, algo perdido durante el primer tiempo, anotó el gol de la remontada. 2-1 gracias a su testarazo inapelable y a consecuencia de ello una celebración de madridismo. Ahí se hizo justicia. Los de blanco ya mandaban en el marcador con total y absoluto merecimiento.

Quedaba más. Inquebrantable fe de Isco en un contragolpe mortal. Se la llevó ante Mascherano e Iniesta y dejó un gran balón para Cristiano que encadenó la jugada con James y este asiste regalándole un gol a Benzema. El gol que mataba las aspiraciones del Barcelona y que abre la Liga y le pone un poco de pimienta a este inicio de campeonato.

Con el partido completamente roto pudieron caer más. Pero no fue así. Entre los olés en la grada y un ramillete de sustituciones pensando en dar descanso terminó el encuentro. El primer Clásico de la temporada se lo llevó el Rey de Reyes (tal y como rezaba el mosaico inicial) el campeón de Europa no baja el pistón y ya está a tan sólo un punto del liderato.



Se ha producido un error en este gadget.

GIRLSPT.COM - Free cursors